Ante habilitación de “terapias de reconversión” en Brasil

Sep 21, 2017 | Comunicados

Ante el fallo judicial que habilita la práctica de “terapias de reconversión sexual” en Brasil, declaramos:

1. Nuestra profunda preocupación ante la avanzada conservadora en Brasil, apoyada entre otros factores por el fundamentalismo religioso, la cual se cristalizó en el golpe de Estado al gobierno de Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores) durante 2016.

2. Esta decisión judicial se enmarca en dicha coyuntura política de intensa degradación de la democracia, ataques a los derechos humanos, criminalización de la protesta social y retrocesos en las conquistas logradas por los movimientos feminista, afrodescendiente, sindical, ambientalista y de la diversidad sexual, entre otros. El clima reaccionario en el vecino país impulsa este retrógrado fallo, que legaliza la práctica de “terapias de reconversión sexual” prohibidas en Brasil por el Consejo Federal de Psicología desde 1999.

3. Recordamos que estos abordajes son condenados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual emitió un posicionamiento técnico repudiando las supuestas “terapias de cambio de la orientación sexual” por ser violatorias de los derechos humanos y sumamente perjudiciales para la salud y el bienestar de quienes la reciben. Según la OMS, las mismas “carecen de justificación médica y son éticamente inaceptables”.

4. Entre otras consecuencias, la represión de la orientación sexual puede provocar daños severos al causar sentimientos de culpa, vergüenza, depresión, ansiedad, insomnio, ideaciones suicidas e incluso incitar a la autoeliminación.

5. Lo que hace que la atracción hacia personas del mismo sexo sea considerada por la persona como algo “no deseado”, no es más que el resultado de cómo la sociedad estigmatiza y discrimina a quienes tienen una orientación sexual no heterosexual.

6. Solicitamos al Estado uruguayo y a las autoridades de la salud la adopción de una postura oficial ante estas prácticas discriminatorias basadas en prejuicios sin fundamentos científicos y que atentan contra los derechos humanos.

Expresamos nuestra solidaridad y apoyo a las organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex (LGBTI) de Brasil.

¡No se puede curar lo que no es una enfermedad!